sábado, 10 de mayo de 2014

El papel del estrógeno en el comportamiento impulsivo

El estrógeno en el comportamiento impulsivo

¿Preferirías tener $50 ahora o $100 dentro de dos semanas? A pesar de que los $100 es obviamente la mejor opción, muchas personas optan por los $50. Los seres humanos y los animales muestran esta tendencia a obtener un valor más bajo inmediatamente que una recompensa mayor más tarde, un comportamiento conocido como descuento temporal. Las altas tasas de descuento temporal pueden llevar a un comportamiento impulsivo y el peor de los casos se asocia con los juegos de azar, el trastorno de hiperactividad por déficit de atención patológico y adicción a las drogas.

¿Qué determina que una persona es propensa a las decisiones impulsivas? Hay una nueva evidencia que sugiere que para las mujeres, los niveles de estrógenos pueden ser un factor. En un estudio reciente publicado en la revista Journal of Neuroscience, Carlotte Boettiger y su equipo de la Universidad de Carolina del Norte reveló que los incrementos en los niveles de estrógenos en el ciclo menstrual llevaron a estas mujeres a la toma de decisiones menos impulsivas.

Los investigadores probaron su teoría en 87 mujeres entre los 18 y 40 años durante dos puntos diferentes de su ciclo menstrual, en la fase menstrual cuando los niveles de estrógenos son bajos, y en la fase folicular cuando los niveles de estrógenos son altos. A las participantes se les dio a elegir entre dos opciones: una cierta suma de dinero en una fecha posterior o un importe menor de inmediato. La mayoría eligió la opción inmediata durante la fase menstrual del ciclo, cuando los niveles de estrógenos son bajos.

Los niveles de estrógenos varían entre las mujeres, pueden cambiar con factores como el estrés y la edad. Cuando los investigadores midieron las cantidades de estradiol (la forma dominante del estrógeno) de la saliva en un subconjunto de las participantes en los dos puntos de sus ciclos menstruales, encontraron que no todas ellas mostraron un aumento detectable. Sólo aquellas con un aumento medible en estradiol mostraron un cambio significativo en la toma de decisiones impulsivas.

A nivel general la impulsividad de un individuo también se ve afectada por el estrógeno. En este estudio, las personas con niveles más bajos de estrógeno en la primera sesión mostraron altas medidas de impulsividad.

El ciclo de la fertilidad

Los niveles de estrógeno de las mujeres suben y bajan durante su ciclos ováricos mensuales. El ciclo comienza con la menstruación, cuando los niveles de estrógenos son bajos. Cuando se acerca la ovulación, lamujer entra en la fase folicular donde los niveles de estrógenos aumentan progresivamente hasta que llegan a la mitad del ciclo (alrededor de 11 a 12 días) cuando la fertilidad está en su punto más alto.

Si la elección impulsiva disminuye con el aumento de los niveles de estrógenos, las mujeres eran más cuidadosas en sus decisiones en los períodos cuando la fertilidad está en su punto más alto. Esto podría tener un efecto sobre las decisiones que van desde los juegos de azar hasta la selección de apareamiento.

Es posible que prestar mayor atención a las consecuencias a largo plazo cuando la reproducción es más posible que ocurra tenga una ventaja evolutiva pero este efecto cíclico también puede ser una mera coincidencia. "La evolución no es un optimizador", dice Boettiger "y cuando la naturaleza encuentra un sistema que funciona, es a lo que nosotros nos ajustamos. Puede que no haya un propósito evolutivo en la función biológica, a pesar de que es tentador especular que si lo hay".

El papel de la dopamina

La dopamina es uno de los principales reguladores en la toma de decisiones, y su deterioro se observa en personas con trastornos relacionados con la dopamina, como la adicción, la esquizofrenia, y la enfermedad de Parkinson.

Aunque los científicos aún no han encontrado evidencia directa de la interacción entre la dopamina y el estrógeno en el cerebro humano, varios estudios de comportamiento han comenzado a arrojar luz sobre esta relación. Por ejemplo, un estudio de 2001 encontró diferencias de sexo en los niveles de receptores de dopamina en el cerebro, lo que puede atribuirse a las diferencias en los niveles de esteroides sexuales (por ejemplo, estrógeno y testosterona). Hasta la fecha, la mayoría de los estudios en busca de esteroides sexuales se han centrado en los hombres, que son más fáciles de estudiar debido a que sus niveles hormonales normalmente no fluctúan tanto como en las mujeres, pero la investigación en lo referente a la mujer está comenzando a emerger lentamente.







No hay comentarios :

Publicar un comentario