jueves, 31 de julio de 2014

Un simple análisis de sangre podría detectar el riesgo de suicidio


photo credit: Neeta Lind via Flickr

Los investigadores dicen que han descubierto que una alteración química de un solo gen podría hacer que una persona corra un riesgo de intento de suicidio. De confirmarse, estos resultados, publicados en el American Journal of Psychiatry de esta semana, podrían traducirse en un simple análisis de sangre para predecir el riesgo de suicidio.

"El suicidio es un problema de salud pública prevenible, pero hemos tenido problemas en nuestros esfuerzos de prevención, porque no tenemos una forma consistente para predecira  aquellos que están en mayor riesgo de suicidarse," Zachary Kaminsky, de la Johns Hopkins dice en un comunicado de prensa. 

Este gen de interés, llamado SKA2, está vinculado con la respuesta del cerebro a las hormonas del estrés. Los cambios en este gen podrían convertir la tensión cotidiana en los pensamientos suicidas. SKA2 se expresa en la corteza prefrontal del cerebro, que está involucrada con la inhibición de pensamientos negativos y controlar el comportamiento impulsivo. SKA2 es específicamente responsable de guiar a los receptores de la hormona del estrés, y si no hay suficiente SKA2 - o si es alterado de alguna manera - una persona bajo estrés no podrá contrarrestar el efecto de la hormona del estrés.

En primer lugar, Kaminsky y sus colegas examinaron muestras de cerebro post-mortem de las personas sanas y personas que eran enfermos mentales, algunos de los cuales se habían suicidado. En muestras de personas que murieron por suicidio, los niveles de SKA2 se redujeron significativamente.

Dentro de esta mutación (que es bastante común), buscaron las modificaciones epigenéticas - disparadores químicos que modifican la activación o desactivación de genes en el ADN.  Estos podrían alterar las funciones del SKA2 sin cambiar la secuencia de ADN subyacente del gen. Un tipo de modificación es la adición de grupos metilo (un carbono unido a tres átomos de hidrógeno) a un gen. Los investigadores encontraron que los niveles más altos de metilación en los que se suicidaron, y parece que no fueron capaces de "desactivarr" el efecto de la hormona del estrés.

El equipo entonces probó cientos de muestras de sangre usando un modelo  diseñado para elegir a los participantes que estaban experimentando  pensamientos suicidas o habían intentado suicidarse. Predijeron riesgo grave de suicidio con un 90 por ciento de exactitud.

Un simple análisis de sangre en base a estos hallazgos podría ayudar a determinar la necesidad de hospitalización o vigilancia de una persona con  riesgo de suicidio. Sin embargo, debido a que hay diferentes escalas de gravedad y distintos espectros en la contemplación, la planificación, y un intento de suicidio, Kaminsky dice el biomarcador puede no ser una prueba determinante para todos los casos. 

Por otra parte, al ser vulnerables al estrés y la ansiedad no significa que una persona experimente pensamientos suicidas - que bien podría demostrar la capacidad de recuperación. 


CAPTACION EMPRESAS_GalaxyS5 3_468x60

No hay comentarios :

Publicar un comentario