sábado, 19 de julio de 2014

Tu móvil habla de tus bacterias

Una mujer mira su móvil mientras pasa por delante de un cartel...
Una mujer mira su teléfono delante de un anuncio de telefonía móvil en Filipinas. FRANCIS R. MALASIG



Dicen las estadísticas que en el planeta hay casi tantos teléfonos móviles como seres humanos, y que cada uno de nosotros lo consulta de media unas 150 veces al día. Teniendo en cuenta que muchas personas lo consideran prácticamente una extensión de sí mismas, no es de extrañar que estos aparatos compartan con sus dueños buena parte de las bacterias que tenemos en nuestro organismo.
No es ni mucho menos la primera vez que la ciencia pone el ojo en los celulares como fuente de información, e incluso algunos trabajos ya habían alertado sobre su posible papel como transmisores de bacterias patógenas. Sin embargo, un pequeño estudio estadounidense acaba de analizar por primera vez cómo se parecen los móviles de sus propietarios, bacteriológicamente hablando.
Científicos de la Universidad de Oregon (EEUU) analizaron los dedos índice y pulgar de 17 voluntarios sanos para conocer la huella de las bacterias de su organismo, el llamado microbioma, un mapa genético de los patógenos que viven en el ser humano.
Esos datos los cruzaron con las muestras de bacterias obtenidas de las pantallas de sus teléfonos y observaron que el 22% de las bacterias habituales en cada individuo estaban a su vez presentes en su aparato. De hecho, destacan, observaron mayor tasa de similitudes entre los dueños y sus móviles que entre los 17 individuos entre sí, una prueba más del carácter personal de la población de bacterias que conviven con cada ser humano en su organismo.


Además, al separar los datos de hombres y mujeres los resultados arrojaron una mayor tasa de coincidencias en el caso de las féminas con su terminal, según sus resultados publicados en la revista PeerJ("lo que sugiere una mayor conexión microbiológica con sus teléfonos superior a la de los varones").
Los tres géneros de bacterias más habituales en el análisis fueron losStreptococcus (habituales en la mucosa oral), Staphylococcus yCorynebacterium (estas dos, residentes habituales en la piel humana). En total, en las 51 muestras analizadas (tanto humanas como tecnológicas), se hallaron 7.000 tipos de bacterias diferentes.
En el caso de las bacterias más habituales en el ser humano, la tasa de coincidencia con las del teléfono ascendía hasta el 82%. "Nuestras bacterias viajan con nsotros constantemente, las transferimos hacia y desde diversas superficies, incluidas nuestras posesiones materiales y este estudio demuestra que tenemos con nuestro móvil algo más que una conexión emocional".
Aunque los autores, encabezados por James Meadow, admiten que la muestra de su investigación es pequeña, sí subrayan que no es descabellado pensar en un futuro en el que el móvil pueda emplearse como aliado en el control de bacterias. A su juicio, quizás en un futuro no muy lejano, puedan emplearse las bacterias que alojan nuestros teléfonos móviles como una especie de sensor poco invasivo para analizar la microbiota de sus propietarios.
"El estudio es una prueba de concepto de que nuestras posesiones más íntimas se parecen a nuestra microbiota, y quizás en un futuro las podamos emplear para monitorizar nuestro contacto con el ambiente que nos rodea", señala Meadow en una nota de prensa difundida por su universidad.

En Mi Web, nadie es más barato que STRATO!

No hay comentarios :

Publicar un comentario