domingo, 13 de julio de 2014

Cómo los agujeros negros destruyen la formación de estrellas

Agujero negro destruyendo la formación de estrellas
Foto: NASA, concepción artística de un super masivo agujero negro emitiendo chorros de radiación

La existencia de un gran agujero negro en el centro de una galaxia no es positivo para la formación de estrellas, pero es recién ahora que los astrónomos han confirmado la razón.


Es fácil imaginar como los agujeros negros supermasivos se comen vorazmente todo el material de una galaxia, antes o incluso después de que se formen las estrellas. El gran problema es acercarse demasiado a un agujero negro ya que es fatal, pero el área que la que se alimentan es una pequeña porción de la galaxia. Por otra parte, se ha sabido desde hace tiempo que el hidrógeno molecular de ciertas galaxias ha sido expulsado y se supone que el culpable mas probable sea el núcleo de estos agujeros negros.

Puesto que las estrellas necesitan hidrógeno frio para formarse, las galaxias donde esto ocurre son en gran medida estáticas, con poca formación de estrellas. Aunque se han creado modelos para explicar cómo el gas es expulsado, aun falta el apoyo observacional.

En la revista Nature, el profesor Clive Tadhunter de la Universidad de Sheffield revela la evidencia de que la salida de partículas cargadas procedentes del núcleo de la galaxia Seyfert IC 5063 está golpeando el gas molecular cálido del lóbulo occidental de la galaxia. El gas está aumentando su velocidad a 2 millones de km por hora con respecto al disco galáctico.



Las Galaxias Seyfert tienen núcleos muy brillantes que se asemejan a los cuásares, pero la galaxia circundante es visible. Los agujeros negros en su centro son grandes, incluso para los estándares de los agujeros negros supermasivos. IC 5063 es uno de los más cercanos, y por lo tanto el más estudiado.

La teoría de que los chorros de material son impulsados por los agujeros negros desde fuera de la galaxia no es nueva, pero no se cuenta con la evidencia directa. El hecho de que el agujero gigante en el centro de Seyfert IC 5063 sea capaz de tener tales efectos no demuestra que esto sea siempre el motivo que el gas que una vez tuvieron las galaxias haya sido expelido. No obstante el estudio enfatiza "que estos resultados demuestran la viabilidad general dela aceleración de flujos moleculares que chocan y son impulsados por los núcleos activos."

"Gran parte del gas saliente es en forma de hidrógeno molecular, que es frágil en el sentido de que se destruye a energías relativamente bajas, " dice Tadhunter. "Es extraordinario que el gas molecular pueda sobrevivir siendo acelerado por chorros de electrones que se mueven casi a la velocidad de la luz".

Se espera que la Vía Láctea colisione con la galaxia de Andrómeda dentro de 5 millones de años. La fusión de los dos agujeros negros, junto con la desorganización del gas por la colisión podría inducir un núcleo galáctico muy activo, que puede emitir chorros lo suficientemente potentes como para expulsar el hidrógeno de ambas galaxias, provocando la disminución en la formación de estrellas.




No hay comentarios :

Publicar un comentario