sábado, 19 de julio de 2014

Un centenar de expertos en sida, entre las víctimas del avión MH17

Un hombre durante una conferencia.
Joep Lange, uno de los científicos fallecidos en la catástrofe. JEAN AYISSI Afp



¿Quiénes volaban en el Boeing 777 hacia Kuala Lumpur? En total se han perdido 298 vidas, entre ellas las de tres bebés, y al parecer, varios de los pasajeros del avión, aún se desconoce el número exacto (según los periódicos australianos, 108), eran científicos e investigadores que se dirigían a la ciudad de Melbourne (Australia) para asistir a la XX Conferencia mundial sobre el SIDA que se celebrará entre el 20 y el 25 de julio.
Uno de ellos, Joep Lange. Fue presidente de la Sociedad Internacional Sobre Sida (IAS) entre 2002 y 2004 y ahora era el director del Departamento de Salud del Academic Medical Center de la Universidad de Ámsterdam. Era uno de los expertos más reconocidos en el campo del sida y con quien EL MUNDO habló recientemente sobre un nuevo estudio que demostraba por primera vez cómo un compuesto probiótico (NR100157) podría actuar sobre el VIH. Él era el principal autor del trabajo, que se publicó hace justo un año en la revista científica Science Translational Medicine.
El investigador holandés, de 60 años, estaba muy involucrado en su trabajo. Nació Nieuwenhagen y estudió en la Universidad de Ámsterdam. Desde 2006 trabajaba como profesor de medicina medicina interna en la Universidad de Ámsterdam, mientras dirigía el Instituto de Ámsterdam para la Salud Global y el Desarrollo, y todo esto en paralelo con su carrera de investigación.
En 2001, creó la Fundación PharmAccess, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo era mejorar el acceso a los tratamientos de VIH en los países pobres. Muy comprometido con la causa, ha destinado más de 30 años de su vida a la investigación en el campo del sida. Su aportación fue clave en el desarrollo de terapias combinadas asequibles para el virus del sida y de medicación para prevenir la transmisión vertical (de madres a bebés).


David Cooper, profesor en el Instituto Kirby de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), ha recordado "el absoluto compromiso" de Lange con la lucha contra el sida, especialmente en Asia y África. "Nunca aceptaba que algo era imposible", ha dicho en un comunicado, según Reuters, en el que ha alabado la visión "única" del investigador fallecido.
Ha sido miembro de varias sociedades, incluyendo la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la Sociedad Americana de Microbiología y la Sociedad Internacional de Sida, organizadora de la XX Conferencia Internacional del Sida.
Esta última organización ha expresado sus condolencias por el fallecimiento de Lange y sus compañeros en un comunicado a través de su web, en el que señala que colaborarán en lo necesario con las autoridades para aclarar la forma trágica de esta pérdida. "En reconocimiento a la dedicación de nuestros colegas en la lucha contra el VIH/Sida, la conferencia continuará adelante como estaba previsto e incluirá oportunidades para reflexionar y recordar a aquellos que hemos perdido". Se compromete, además, a seguir proporcionando actualizaciones a medida que la información esté disponible.
Uno de los responsables de la Sociedad Internacional de Sida, Shris Beyrer, ha lamentado la "tragedia" del avión y, especialmente, el fallecimiento de un "gigante" como Lange, según señala Reuters.
Por su parte, el directo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA), Michel Sidibe, también ha tenido unas palabras en su cuenta de twitter: "Mis pensamientos y oraciones a las familias de quienes han perdido trágicamente a un ser querido en el vuelo MH17. Muchos pasajeros estaban en camino a AIDS2014 en Melbourne".
Lange viajaba con su compañera Jacqueline Van Tongeren. Al igual que el resto de sus compañeros, el plan incluía volar hasta Kuala Lumpur (Malasia) y de ahí a Australia.
Fuente: El Mundo Ciencia


Descubra miles de libros con gastos de envío GRATIS en IberLibro.com, el mayor mercado online de libros con un inventario virtual de más de 110 millones de libros nuevos, antiguos, agotados y de ocasión.

No hay comentarios :

Publicar un comentario