lunes, 5 de mayo de 2014

Un adolescente parapléjico usará un exoesqueleto en el mundial de fútbol de Brasil


exoesqueleto

Un niño parapléjico brasileño usará un exoesqueleto en la ceremonia de apertura del mundial de fútbol de Brasil, y será la primera exhibición pública de la posibilidad de sustituir una silla de ruedas.

Según publica The Guardian, poco antes de las 17: 00 hora local del 12 junio, un joven parapléjico brasileño se levantara de su silla de ruedas, caminará hacia el centro del campo, y dará el puntapié inaugural de la ceremonia de la Copa del Mundo de Fútbol de 2014.


Miguel Nicolelis, neuroingeniero de la Universidad de Duke en Carolina del Norte, está especializado en el control de miembros robóticos mediante las ondas cerebrales. La tecnología en cuestión es un esqueleto robótico controlado mentalmente. El complejo traje, construido a partir de aleaciones ligeras y accionado por un sistema hidráulico, tiene una función bastante simple. Cuando una persona parapléjica se ata las correas, la máquina hace el trabajo que los músculos de sus piernas ya no puede.

El exoesqueleto es la culminación de años de trabajo de un equipo internacional de científicos e ingenieros en el proyecto Walk Again. El trabajo fue coordinado por la robótica Gordon Cheng de la Universidad Técnica de Munich, y los investigadores franceses construyeron el exoesqueleto. El equipo de Nicolelis se centró en las maneras de leer las ondas cerebrales de las personas y usar esas señales para controlar las extremidades robóticas.

El martes, el equipo pone en marcha una página de facebook que documentará el proyecto en los días previos a la Copa del Mundo.

Nicolelis está capacitando a nueve hombres y mujeres parapléjicos, de entre 20 y 40 años de edad, para usar el exoesqueleto en un laboratorio de rehabilitación en Sao Paulo. Tres serán elegidos para asistir a la ceremonia de apertura, antes del partido inaugural entre Brasil y Croacia.

Para operar el exoesqueleto la persona dispone de un casco dotado de electrodos para recoger sus ondas cerebrales. Estas señales se transmiten a un ordenador ubicado en una mochila, donde se descodifican y se utilizan para mover los conductores hidráulicos del traje. El exoesqueleto es alimentado por una batería, también llevada en la mochila, que permite dos horas de uso continuo. Los movimientos son muy suaves, son movimientos humanos, no robóticos.

Los pies del operador se apoyan sobre placas que tienen sensores para detectar cuando se hace contacto con el suelo. Con cada paso, la señal se dispara a un sistema de vibración cocido en el antebrazo de la camisa del usuario. El dispositivo parece engañar al cerebro para que piense que la sensación  proviene de su pie. El efecto es comparable a la ilusión de la mano de goma, donde la mente es engañada a pensar que un objeto inanimado es parte de la persona.

 "Esto confirma nuestra predicción de que vamos a obtener una sensación de que el exoesqueleto es una extensión del cuerpo", dijo Nicolelis. "Creíamos que la tecnología estaba lista para convertirse en dispositivos de uso diario para ayudar a los parapléjicos y en última instancia, podría reemplazar a las sillas de ruedas. Todas las innovaciones que estamos haciendo para este exoesqueleto tienen en mente el objetivo de transformarlo en algo que puede ser usado por pacientes que sufren de una variedad de enfermedades y lesiones que causan parálisis".

El sistema ha pasado por numerosas pruebas de seguridad. El exoesqueleto está equipado con múltiples giroscopios para prevenir que se caiga durante el acto de marcha, y como medida de seguridad adicional, fue equipado con múltiples airbags.

HAZ CLICK AQUI PARA VER EL VIDEO


No hay comentarios :

Publicar un comentario