jueves, 15 de mayo de 2014

El cometa objetivo de la misión Rosetta ha despertado


La misión Rosetta

El objetivo de la misión Rosetta de la ESA ha comenzado a revelar su verdadera identidad como un cometa, desarrollando claramente su velo polvoriento en las últimas seis semanas. Se trata del cometa  67P/Churyumov-Gerasimenko, y las imágenes fueron tomadas entre el 27 marzo y el 4 mayo ya que la distancia entre la sonda y el cometa se ha reducido de 5 millones de kilómetros a 2 millones de kilómetros. Al final de la secuencia de la imagen la "coma" (el velo polvoriento del cometa) se extiende unos 1300 km en el espacio. En comparación, el núcleo es aproximadamente de sólo 4 km de ancho.

La coma se ha desarrollado como resultado de que el cometa se mueve progresivamente más cerca del Sol a lo largo de su órbita que es de 6.5 años. A pesar de que todavía está a más de 600 millones de kilómetros del Sol (más de cuatro veces la distancia entre la Tierra y el Sol) su superficie ya ha comenzado a calentarse, provocando hielos superficiales y gases para escapar de su núcleo de roca y hielo. Como el gas se escapa, forma una nube de diminutas partículas de polvo en el espacio, que se expande lentamente creando la coma.



A medida que el cometa continúa moviéndose hacia el sol, el calentamiento continúa y la actividad aumenta, la presión del viento solar con el tiempo, hará que una parte del material fluya hacia fuera en una larga cola. Rosetta y el cometa estarán más cerca del Sol en agosto de 2015, entre las órbitas de la Tierra y Marte.

El inicio de la actividad ofrece a los científicos la oportunidad de estudiar la producción y las estructuras de polvo dentro de la coma. "Esta comenzando a parecerse a un cometa real", dice Holger Sierks, investigador principal de OSIRIS, (Optical, Spectroscopic and Infrared Remote Imaging System), en el Instituto Max Planck para la investigación del sistema solar, en Alemania.

El seguimiento de los cambios periódicos en el brillo revelan que el núcleo está girando cada 12.4 horas, unos 20 minutos menos de lo que se pensaba, y estas primeras observaciones están ayudando a desarrollar modelos del cometa que serán esenciales para navegar alrededor de él una vez que esté más cerca.

OSIRIS y las cámaras de navegación de la nave espacial han ido adquiriendo regularmente imágenes para ayudar a determinar la trayectoria exacta de Rosetta en relación al cometa. Con esta información, la nave ya ha comenzado una serie de maniobras que poco a poco la pondrá en posición para el primer encuentro con el cometa que se realizará en la primera semana de agosto. El detalle de las observaciones científicas serán luego de ayuda para encontrar la mejor ubicación para el descenso a la superficie del cometa en el mes de noviembre.

No hay comentarios :

Publicar un comentario