lunes, 28 de abril de 2014

Cómo el alcohol afecta al hígado


Cómo el alcohol afecta al hígado

Es un error pensar que hay que ser un gran bebedor para tener problemas. Aunque puede llegar a tardar hasta 10 a 15 años, el consumo un poco más de lo debido de alcohol, con el tiempo, puede dañar seriamente el hígado. El hecho de no tener síntomas  por el hecho de beber, no significa que no se corre el riesgo de padecer un daño hepático o incluso una enfermedad hepática permanente relacionada con el alcohol.

¿Qué ocurre con el hígado si se bebe demasiado?

El hígado puede sólo puede hacer frente a una cierta cantidad de alcohol en un momento dado (una unidad por hora). Cuando el hígado está procesando el alcohol que produce una sustancia llamada acetaldehído. Esto tiene un efecto tóxico en el hígado en sí mismo, así como para el revestimiento del cerebro y del estómago. Esto es lo que causa la resaca.


El hígado graso

Cuando el hígado descompone el alcohol, almacena la grasa en su interior y en un hígado sano debe haber poco o nada de grasa. El exceso de esta grasa se puede acumular si se bebe más de lo que el hígado puede hacer frente, lo que lleva a la enfermedad de hígado graso.

La hepatitis alcohólica

Si al tener un hígado graso se continúa bebiendo, la posibilidad de contraer hepatitis alcohólica es de una sobre tres. Esta es una condición en la que el hígado se hincha y se ablanda. Puede afectar de repente - después de un fin de semana de borracheras, por ejemplo - y si falla el hígado, puede conducir a la muerte. La hepatitis alcohólica puede suceder en una fase inicial o después de muchos años de consumo excesivo de alcohol.

Cirrosis

La etapa final de la enfermedad hepática alcohólica es la cirrosis. Este suele ser el resultado del daño a largo plazo. Los nódulos reemplazan el tejido hepático suave y el hígado se endurece. El contraer una cirrosis puede alterar y dañar seriamente la vida del paciente, ya que su hígado habrá dejado de funcionar de manera eficiente. Si  se continúa bebiendo en esta etapa, se acelera el daño y aumentan las posibilidades de morir. Las probabilidades son de dos de cada diez que se desarrolle una cirrosis si se bebe demasiado durante un largo período de tiempo. Las personas con cirrosis también tienen una probabilidad mucho mayor de contraer cáncer de hígado.

Los síntomas y signos

El hígado puede soportar años de daños mediante la reparación de sí mismo pero es incapaz de dar señales reales hasta que se encuentra en las etapas finales de la insuficiencia hepática, por lo que al momento de tener síntomas, el daño ya está hecho.

Síntomas de daño hepático:

  • Dolor en el costado derecho del abdomen superior
  • Sensación general de mala salud y fatiga
  • Pérdida del apetito.
  • Náuseas especialmente por las mañanas y a menudo acompañada de diarreas.
Síntomas de daño hepático severo:
  • Ictericia (piel amarilla).
  • Vómitos con sangre.
  • Heces oscuras, alquitranadas.
  • Pérdida significativa de peso.
  • Períodos de confusión o mala memoria.
  • Hinchazón en el abdomen o en la zona de la barriga y las piernas.
  • Comezón.
Tratamiento: La manera más efectiva de tratar la enfermedad hepática alcohólica es dejar de beber. Mejorar la dieta ya que el consumo de alcohol puede llevar a la desnutrición, por ello, comer bien es importante para ayudar a recuperar el hígado, además de la posibilidad de carecer de vitaminas, especialmente tiamina, que es una vitamina del grupo B que ayuda al cuerpo a convertir los carbohidratos en energía.

Lo esencial es contactar con su médico, quien diagnosticará el tipo de enfermedad, la gravedad de la misma y será quien recomiende el tratamiento a seguir.