viernes, 25 de abril de 2014

El cromosoma Y determina algo más que el sexo


Cromosomas

Este pequeño cromosoma Y, del que siempre se ha creído que desempeñaba unos pocos roles aparte de determinar el sexo de los mamíferos, ha demostrado que sus escasos genes son fundamentales para la supervivencia de los machos. Así lo ha demostrado un nuevo estudio, publicado en la revista Nature.

Los mamíferos poseen dos cromosomas sexuales, X e Y. Normalmente las hembras poseen dos cromosomas X  mientras que los machos tienen un cromosoma X y un cromosoma Y. Éstos evolucionaron a partir de cromosomas no sexuales, llamados autosomas, durante los últimos 300 millones de años. Durante este tiempo el cromosoma Y experimentó una espectacular reducción de sus genes ancestrales, perdiendo el 97% de ellos, quedando solo un pequeño remanente conteniendo menos de 100 genes.


El cromosoma X ha retenido el 98% de sus genes ancentrales y tiene hoy alrededor de 2.000 genes. Durante los últimos 25 millones de años la reducción de los genes ancestrales del cromosoma Y ha cesado, y la pregunta es: ¿estos cromosomas restantes permanecen sólo porque escaparon de la reducción, o están ahí por una razón?

Con el fin de obtener algunas respuestas , los investigadores compararon los genes que se encuentran en los cromosomas Y dentro de un sinnúmero de diferentes especies de mamíferos para ver si había algo en común entre los genes restantes.

Sabiendo ya que los humanos, los chimpancés y los macacos rhesus tienen casi idéntico contenido de genes ancestrales en el cromosoma Y, el equipo utilizó otros cinco mamíferos para la comparación de secuencias: el ratón, el mono tití, el toro, el talacuache y la rata.

Los investigadores descubrieron que la supervivencia de los genes no fue al azar ya que encontraron un conjunto de 18 genes similares en las ocho especies, lo cual es muy poco probable que sea pura coincidencia. Por otra parte, la mayoría de estos genes necesitan estar en pares para funcionar, lo que significa que son dependientes. Esto contrasta con otros numerosos genes de los cromosomas sexuales que sólo requieren una copia; el segundo gen del cromosoma X por lo general se desactiva en las hembras, mientras que no se encuentra en los machos.

Teniendo en cuenta que la mayoría de los restantes genes del cromosoma Y no están realmente involucrados en la determinación del sexo , y el hecho de que son activos en las células de todo el cuerpo, cada vez es más evidente que el cromosoma Y desempeña un papel mucho más crucial de lo que se creía . " La evolución nos está diciendo que estos genes son realmente importantes para la supervivencia", dijo Winston Bellott , autor principal del estudio . "Han sido seleccionados y purificados a través del tiempo . "