martes, 29 de abril de 2014

La tolerancia al calor de los corales podría salvar los arrecifes


Arrecife de Corales

Un nuevo estudio ha demostrado que algunos corales son capaces de aclimatarse rápidamente al aumento de las temperaturas del mar, adquiriendo el mismo nivel de tolerancia al calor en poco más de dos años. Los resultados han sido publicados en la revista Science.

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas con mayor biodiversidad y valor económico del planeta. A pesar de sólo cubre aproximadamente el 1% de los fondos oceánicos, son el hogar de aproximadamente el 25% de toda la vida marina. No sólo sirven como hábitat para una gran variedad de organismos, sino que también protegen las costas contra tormentas y proporcionan una fuente de ingresos en términos de recreación y turismo.


Desafortunadamente los arrecifes de coral están amenazados, por la contaminación y el aumento de la temperatura del mar, y han estado experimentando un declive en todo el mundo. La nueva investigación, sin embargo, ha demostrado que puede que no todo sea negativo para los corales, y que algunos pueden aclimatarse a los aumentos de las temperaturas con notable rapidez.

Los arrecifes de coral en determinadas zonas de la Samoa Americana pueden tolerar temperaturas muy altas , pudiendo alcanzar en ocasiones  los 35 º C. Los estudios se realizaron en dos piscinas con agua a diferentes temperaturas, una de ellas entre los 30 y 35 ºC y otra que no sobrepasaba los 32ºC.  Los corales que se encontraban en la piscina más caliente demostraron mayores tasas de crecimiento y una mejor supervivencia. La resistencia que desarrollaron en este corto período de tiempo (27 meses) fue similar al desarrollo que se produciría durante muchas generaciones a través de una fuerte selección natural.

Con el fin de obtener una visión de los mecanismos que subyacen a esta resistencia al calor, los investigadores analizaron la expresión génica en los corales trasplantados. Encontraron cambios en la expresión de numerosos genes entre las muestras genéticamente idénticas de las dos piscinas, lo que demuestra que los cambios ambientales pueden desencadenar genes importantes en los corales que pueden activar o desactivar con el fin de adaptarse.

Aunque estos resultados demuestran que algunas especies de corales pueden adquirir rápidamente la tolerancia al calor a través de la aclimatación, sólo se investigó una especie de coral  en este estudio. El destino de otras especies frente al cambio de temperatura de los océanos, por tanto, aún no está claro. También es posible que cuando se somete a múltiples factores de estrés, tales como el calor y la acidificación, la capacidad de adaptarse se reducirá. Sin embargo, se demuestra que algunos corales en particular pueden ciertamente ser capaz de resistir los duros efectos de la subida de la temperatura del mar, al menos por ahora.

Artículo relacionado:  La Gran Barrera de Coral