lunes, 30 de junio de 2014

La corona solar, más grande de lo esperado

Llega hasta los 8 millones de km, lo que puede influir en la próxima misión científica para estudiar de cerca nuestra estrella



La corona solar es la parte más externa de la atmósfera solar y hasta hace unos días se estimaba que su tamaño desde la superficie visible del Sol, se extendía hasta los 2 millones de km.
La corona solar es extremadamente tenue y solo se hace visible durante los eclipses solares, cuando la Luna tapa la intensa luz solar. La corona se observa entonces como una neblina alrededor del Sol. Es un billón de veces menos densa que nuestra atmósfera a 90 km de altura, de ahí la dificultad de detectarla. Además su temperatura es de 2 millones de grados, muy superior que la propia superficie solar.
Pero las observaciones realizadas por los satélites gemelos STEREO (Solar Terrestrial Relations Observatory), y estudiadas por el equipo de Craig DeForest, del Instituto de Investigación del Sudoeste, en Boulder, Colorado (Estados Unidos), han determinado que en realidad la corona solar es mucho más grande de lo esperado, alcanzando 12 radios solares o lo que es lo mismo, llega hasta los 8 millones de km. Mercurio, por ejemplo, estaría a 50 millones de km de distancia del límite de la corona solar.

Acercamiento al Sol

El descubrimiento de las dimensiones de la corona solar es muy importante, ya que determinaría la distancia mínima que una nave se puede aproximar al Sol. Es el caso de la misión Solar Probe Plus, que es una sonda proyectada por la NASA para ser lanzada en el año 2018 hacia el Sol y orbitar nuestra estrella. Sería esta la nave que más se haya aproximado al Sol de todas las lanzadas para el estudio del Astro rey.
Teniendo en cuenta las nuevas dimensiones de la corona solar, ninguna nave podría entrar en este cascarón o adentrarse mucho en él, con temperaturas que fulminarían cualquier elemento creado por el hombre. La Solar Probe Plus estará tan cerca del Sol que podrá observar con un detalle jamás alcanzado antes la estructura de nuestra estrella, ante todo la corona solar, el origen y evolución del viento solar, los poderosos campos magnéticos, toda una revolución para conocer al máximo nuestra cercana estrella.
La nave Solar Probe Plus se puede considerar como el primer ingenio creado por el hombre que visita una estrella, evidentemente nuestro Sol, ya que tardaríamos decenas de miles de años en llegar con la tecnología actual a las estrellas más cercanas.
Solar Probe Plus nos sacará de muchas dudas, por ejemplo solucionará las preguntas que nos hacíamos en los años 40 sobre la altísima temperatura de la corona solar, o la que nos hacíamos en la década de los años 60 sobre la existencia de un viento solar supersónico.
La Solar Probe Plus se aproximará al Sol 10 veces más cerca que lo que Mercurio está de nuestra estrella, es decir, a unos 6 millones de km, en el límite de lo que es la corona solar y deberá soportar temperaturas extremas que se calcula en 1.3701º C. La nave sobrevolará Venus siete veces para que con su ayuda gravitatoria se dirija al Sol y realizar 24 órbitas alrededor de nuestra estrella.
Deberá soportar los impactos de partículas de polvo a hipervelocidad. La nave lleva un sistema de refrigeración por líquido para mantener todos los instrumentos de investigación activos. También lleva un recubrimiento o protector de carbono para soportar mejor el calor del Sol. La nave está diseñada para aprender más sobre el Sol y sus efectos sobre los sistemas planetarios y las actividades humanas.
Miguel Gilarte Fernández es director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y presidente de la Asociación Astronómica de España.
Fuente: ABC Ciencia


No hay comentarios :

Publicar un comentario