miércoles, 18 de junio de 2014

Descubren un nuevo dinosaurio con cuernos como alas

El gigante, de 6 metros de largo, podía utilizar su rara corona con forma de mariposa para atraer a las hembras

Descubren un nuevo dinosaurio con cuernos como alas

MUSEO DE HISTORIA NATURAL DE CLEVELAND



Investigadores del Museo de Historia Natural de Cleveland han descubierto una nueva especie de dinosaurio con cuernos que vivió hace unos 77 millones de años en lo que ahora es Norteamérica. Esta criatura del Cretácico era gigantesca: medía aproximadamente 6 metros de largo y pesaba más de 2 toneladas. Pero su principal atractivo eran unos cuernos con forma de alas que adornaban su cabeza como si se tratara del casco del dios Mercurio. De ahí le viene el nombre con el que ha sido bautizado, Mercuriceratops gemini.

La investigación que describe al nuevo dinosaurio se publica en línea en la revista Naturwissenschaften. El animal, herbívoro, tenía un pico de loro y probablemente estaba coronado con dos largos cuernos frontales por encima de sus ojos.
«El Mercuriceratops tomó un camino evolutivo único que dio forma al volante grande en la parte posterior de su cráneo como dos alas sobresalientes similares a las aletas decorativas de los coches clásicos de los años 50. Definitivamente, habría destacado de la manada durante el Cretácico superior», afirma Michael Ryan, paleontólogo responsable de la investigación.
Según explica el experto, los dinosaurios con cuernos de América del Norte utilizaban la elaborada ornamentación de su cráneo para identificarse mutuamente y para atraer a su pareja, no sólo para la protección de los depredadores. «El adorno con forma de mariposa o el escudo del cuello del Mercuriceratops es diferente a cualquier cosa que hayamos visto antes», dice el coautor del estudio, David Evans, curador de paleontología de vertebrados en el Museo Real de Ontario. «El Mercuriceratops muestra que la evolución ha dado lugar a una mayor variación en los cascos de los dinosaurios con cuernos de lo que habíamos sospechado», añade.
Fuente: ABC Ciencia



No hay comentarios :

Publicar un comentario