jueves, 12 de junio de 2014

La Tierra y la Luna son 60 millones de años más antiguas de lo que se creía

Foto: NASA

Las rocas más antiguas que se han descubierto en nuestro sistema solar han sido datadas en unos 4570 millones de años, lo que significa, obviamente, la Tierra se formó posteriormente. Sin embargo, determinar exactamente cuando sucedió  puede ser difícil. Una nueva investigación presentada por los geoquímicos franceses de la Universidad de Lorena en la Conferencia Geoquímica Goldschmidt en Sacramento, California, han revelado la existencia de isótopos de xenón. Estos isótopos indican que la Tierra y la Luna son 60 millones de años más antiguas de lo que se creía anteriormente.

No hay muchos indicios geológicos de la época en que nuestro planeta se originó, simplemente porque gran parte de ellos han sido destruidos con el tiempo. Simplemente no existen capas de roca que proporcionan una cantidad considerable de información fidedigna de momentos tan antiguos de la historia del planeta. En cambio, los investigadores tienen que utilizar otras técnicas, como el análisis de los isótopos de diferentes gases en muestras de rocas.

Una muestra de cuarzo de Australia se remonta a 2,7 millones de años, mientras que el cuarzo de Sudáfrica resultó de 3,4 mil millones de años. El gas xenón que fue atrapado en el interior es un reflejo de las condiciones en aquel momento, que los investigadores Guillaume Avicia y Bernard Marty han comparado con los restos de xenón de hoy. Esto permitió a los investigadores retocar la técnica de datación utilizada para las muestras de roca, por lo que es más preciso. De este modo, se hace retroceder la fecha estimada del impacto hipotético que formó la Luna en unos 60 millones de años (+ / - 20 millones de años).

"No es posible dar una fecha exacta para la formación de la Tierra. Lo que hace este trabajo es demostrar que la Tierra es más antigua de lo que pensábamos,  unos 60 millones de años", explicó Avicia. "La composición de los gases que se están estudiando cambia según las condiciones en las que se encuentren, y por supuesto, dependen de los eventos más importantes en la historia de la Tierra. El gas sellado en estas muestras de cuarzo  ha llegado hasta nosotros en una especie de "cápsula del tiempo". Estamos utilizando  métodos estándar para calcular la edad de la Tierra, pero tener acceso a estos antiguos ejemplos nos dan nuevos datos, y nos convoca a perfeccionar la medición ".

Se cree que cuando el sistema solar se estaba formando, un planeta del tamaño de Marte se estrelló contra la proto-Tierra, y los escombros que fueron expulsados finalmente se fusionaron formando la luna. Esto tenía que haber ocurrido antes de que la atmósfera se hubiese formado, de lo contrario, habría desaparecido en la colisión. Mientras que muchos han creído tradicionalmente que la atmósfera se formó 100 millones de años después de la formación del sistema solar, estos resultados sugieren que podría haber aparecido sólo 40 millones de años después del hecho.

"Los restos de gas xenón nos permiten calcular cuando se formó la atmósfera, que fue probablemente en la época en que la Tierra colisionó con un cuerpo de tamaño planetario, lo que lleva a la formación de la Luna", continuó Avicia. "Nuestros resultados indican que tanto la Tierra como la Luna son más antiguas de lo que pensábamos."

"Esto puede parecer una diferencia pequeña, pero es importante. Estas diferencias establecen límites de tiempo sobre cómo evolucionaron los planetas, sobre todo a través de las grandes colisiones que formaron el sistema solar", Marty concluyó.




No hay comentarios :

Publicar un comentario