martes, 11 de febrero de 2014

Lapiceros, bolígrafos y pañuelos al servicio del espionaje

Bolígrafos, bolsos, lapiceros, fundas de tabletas electrónicas, pañuelos, cajetillas de tabaco: el auge de las tecnologías está propiciando nuevas formas de espionaje muy efectivas por lo fácil que resulta a cualquiera incorporar diminutas cámaras de grabación en todo tipo de objetos expuestos al público.


<p> EFE/Alejandro Bolívar  </p>
EFE/Alejandro Bolívar
Este martes se celebra el día de la Internet Segura con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de tomar medidas de protección ante el auge de dispositivos móviles conectados a la red y la facilidad con la que se airean datos personales.
Según los expertos, el auge de las tecnologías está facilitando el acceso a información de terceras personas sin tener que pedir permiso y sin levantar sospechas.
Actualmente existen en el mercado diminutos objetivos de grabación del tamaño de una lenteja que van separados físicamente de la cámara para poder reducir así al mínimo su tamaño.
La cámara de la que depende ese objetivo puede llevarse escondida por ejemplo en un bolso y de ese modo nadie se entera de que existe; además estos objetivos de grabación tienen la ventaja de que no emiten ni luces ni ruidos mientras están en funcionamiento.
Otra tecnología muy eficaz para grabar imágenes y sonidos, con posibilidades de uso en el campo del espionaje, pese a que inicialmente fue concebida para el mundo del deporte, especialmente el de riesgo, es un pequeño dispositivo del tamaño de un dedal con apariencia de goma de borrar.
Este aparato se puede incorporar en objetos tan comunes como cascos o gafas y actualmente está permitiendo imágenes sorprendentes, por ejemplo, de un paracaidista que se lanza al aire o de un ciclista a toda velocidad mientras baja por una montaña.
Su funcionamiento se activa de forma muy sencilla sólo con accionar un botón y tiene capacidad de grabación de al menos una hora, o incluso más, si se reduce la calidad de las imágenes.
Otro dispositivo en manos ya de todo el mundo es el teléfono “inteligente” con cámara incorporada; aunque es difícil grabar fotografías y vídeos sin levantar sospechas con este tipo de móvil, sí facilita la grabación de conversaciones, porque los móviles para eso son muy discretos.
El ingeniero de Telecomunicaciones y presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, ha destacado a EFEfuturo lo fácil que es conseguir estos dispositivos en el mercado y además a precios muy asequibles para cualquiera; además el aprendizaje de su funcionamiento no exige tampoco grandes conocimientos técnicos.EFE