viernes, 14 de marzo de 2014

Recuperan el cráneo de un bisonte de hace 40.000 años en una cueva asturiana

Investigadores de la Universidad de Oviedo han recuperado un cráneo de bisonte que vivió en la Edad del Hielo en Asturias en la cueva de La Rexidora, en el municipio de Ribadesella.
<p>Fotografía facilitada por la Universidad de Oviedo del cráneo de un bisonte que vivió en la Edad del Hielo en Asturias en la cueva de La Rexidor
Fotografía facilitada por la Universidad de Oviedo del cráneo de un bisonte que vivió en la Edad del Hielo en Asturias en la cueva de La Rexidora, en el municipio de Ribadesella, que ha sido recuperado por investigadores del citado centro académico. EFE/ (SOLO USO EDITORIAL)
La pieza, cuya antigüedad se sitúa entre los 30.000 y 40.000 años, es uno de los cráneos de esta especie más completos dentro de los hallados en la península y ha sido reconstruida en los laboratorios del área de Paleontología del Departamento de Geología de la Universidad de Oviedo.
La pieza conserva la mayor parte del neurocráneo, (incluyendo el frontal, el occipital, la base del cráneo, la cavidad cerebral y las bases de los núcleos óseos de los cuernos), una buena parte del lateral derecho del esplacnocráneo, el hueso nasal y una gran porción del núcleo del cuerno derecho.
El ejemplar se encuentra, por tanto, en un grado de conservación bastante bueno, lo cual le confiere una alta singularidad teniendo en cuenta que los cráneos, en general, y los de grandes herbívoros, en particular, son unos elementos anatómicos bastante frágiles, informa la Universidad.
El bisonte de estepa es una especie extinta que desapareció de Europa y Asia hace unos 10.000 años y que tenía un aspecto semejante al del bisonte europeo actual, aunque su talla era apreciablemente mayor, ya que podía medir hasta 2,7 metros de longitud y casi 2 de altura al hombro así como unos cuernos de talla muy superior que podían alcanzar los 1,2 metros de envergadura entre punta y punta.
Las excavaciones llevadas a cabo por los profesores Diego Álvarez Lao y Alejandro García Álvarez en el yacimiento riosellano han sido financiadas por la Universidad de Oviedo dentro de su convocatoria de ayudas para grupos de investigación emergentes.
El proyecto Estudios paleombientales de los episodios fríos del Pleistoceno Superior en la región cantábrica a partir del yacimiento de la cueva de La Rexidora (Cuerres, Ribadesella) ha permitido iniciar los trabajos de excavación en un yacimiento con una alta potencialidad.
Las excavaciones en la cueva de La Rexidora, además del citado cráneo, han proporcionado hasta la fecha un conjunto de más de 150 huesos de esta especie extinta de bisonte, la mayor parte de ellos en un excelente estado de conservación, pertenecientes a varios individuos.
Otras especies halladas en el yacimiento son el ciervo, la hiena y el rinoceronte lanudo, cuya presencia indica que la acumulación de huesos corresponde a un momento de intenso frío de la última glaciación. EFE