miércoles, 29 de enero de 2014

Las Tres Marias, las estrellas alineadas con las piramides de Egipto

OBSERVATORIO ASTRONÓMICO DE ALMADÉN DE LA PLATA (SEVILLA)

Estos enormes astros azules del cinturón de Orión, que se han relacionado con las famosas contrucciones de Giza, pueden contemplarse en el cielo de invierno


Existen tres enormes estrellas visibles en el cielo del invierno y en el centro de la constelación de Orión, catedral celeste. Estas tres estrellas forman una casi perfecta alineación inclinada, separadas por distancias prácticamente equidistantes aparentemente. Son conocidas como Las tres Marías, los tres reyes magos o el cinturón de Orión -un gigante cazador de la mitología-, pero estos nombres no son suficientes para conocer los misterios que encierran tan colosales estrellas.
Debemos mirar hacia el sur, a media altura; entre el horizonte y el cénit. No tiene pérdida, es una brillante alineación estelar, que es única en el firmamento. Tres estrellas azules, tres gigantes: Mintaka, Altinak y Alnilam.
Un ingeniero nacido en Alejandría en 1948, Robert Bauval,con conocimientos de astronomía e interesado en la egiptología, descubrió que las tres Marías estánposicionadas exactamente como las tres grandes pirámides de Giza en Egipto. La estrella Mintaka, en la parte superior de la alineación de las tres Marías, está algo desviada con respecto a las dos anteriores, la misma imperfecta alineación tienen las tres grandes pirámides. Pero además, la pirámide desviada de la línea recta que une a las otras dos, es la más pequeña de las tres (Micerino), al igual que Mintaka, que es la estrella que menos brilla de las tres Marías. También, la pirámide que está más elevada en la meseta de las tres y que más resalta (Kefrén) es la central, al igual que la estrella central de Las tres Marías, que es la más brillante. ¿También sabían los egipcios que estas estrellas son visibles desde todo el mundo? Y más concretamente Mintaka, que está justo en el ecuador celeste. Todo puede ser producto de la casualidad, pero muchas casualidades dan como fruto la verdad.
Curiosamente, los egipcios creían que tras su muerte, las puertas del cielo se abrían en el lugar que ocupa el cinturón de Orión, pero jamás comprendieron la grandeza de esas tres espectaculares estrellas. Las tres Marías constituían el lugar donde reposaba el alma de Osiris, el dios egipcio de la resurrección y preside el tribunal del juicio de los difuntos, entre otras atribuciones.
Alnitak, nombre árabe que significa “el cinturón”, es de las tres estrellas la que se encuentra más abajo. Una estrella nueva de 6 millones de años de edad, mientras que el Sol tiene unos 5.000 millones. Este gigante azul, 16 veces el diámetro del Sol, con una magnitud visual de 1,79, situado a 700 años luz del Sol, de tipo espectral O9, brilla con una intensidad 100.000 veces superior a la de nuestro Sol, que a su lado es una diminuta estrella con una masa 20 veces inferior a Alnitak. Ocupa el puesto 35 entre las estrellas más luminosas que conocemos, incluidas las estrellas de otras galaxias.
Alnitak es una estrella peculiar, cuya temperatura alcanza en la superficie los 29.000 grados. El Sol solo alcanza los 6.500. Pero además es una fuente muy intensa de rayos X, debido a los fuertes vientos estelares que se proyectan desde la superficie que en forma de partículas, esencialmente hidrógeno y helio, barriendo el espacio circundante a velocidades de 2.000 km/s.
Este tipo de estrellas gigantes tienen los días contados. Las estrellas, mientras más grandes son, menos tiempo viven, de forma que Alnitak, en poco tiempo se convertirá en una supergigante roja, explotará en forma de supernova, pudiéndose ver incluso de día desde la Tierra, para terminar como una diminuta estrella de unos 10 km de diámetro, denominada estrella de neutrones, una estrella tan densa, que una cucharadita de café de su superficie pesaría tanto como una montaña. Además Alnitak es una estrella triple.
Alnilam. Situada en el centro del trío estelar que conforman Las tres Marías, es un verdadero espectáculo celeste. Brilla con una magnitud de 1,70, siendo la cuarta estrella más brillante de Orión y la más brillante de Las tres Marías, además de la más lejana a 1.340 años luz, pero eso es nada comparado con la luminosidad de la estrella, igual a 380.000 veces superior al Sol, ocupando el puesto 27 de todas las estrellas conocidas.
Es una estrella supergigante azul, 31 veces el diámetro del Sol y 40 masas solares. Extraordinariamente joven, con solo 4 millones de años, algo más fría que la anterior, con unos 25.000ºC en la superficie. También posee un poderoso viento estelar con velocidades de 2.000 km/s, 20 millones de veces más que el viento solar. La temperatura y la radiación son tan elevadas en esta estrella que llega a iluminar por reflexión una nebulosa de gas y polvo denominada NGC 1990.
Alnilam es tan joven que aún no es una estrella estable, sino variable en su brillo (variable pulsante), debido a que se dilata y se contrae continuamente. El Sol es una estrella estable, no pulsa, no se dilata, ni contrae. La fuerza de gravedad que tira hacia adentro del Sol, se ha compensado con la fuerza expansiva de las reacciones termonucleares al convertir el hidrógeno en helio, pero en Alnilam, ambas fuerzas continúan si ponerse de acuerdo. Si es posible que posea planetas, la vida allí tal como la conocemos sería imposible, debido a la inestabilidad de la estrella.
Alnilam terminará sus días como Alnitak, convirtiéndose en una supergigante roja prematura y dejando tras ello su núcleo super denso al descubierto; una estrella de neutrones. Mientras, se aleja de nosotros a una velocidad de 26 km/s.
Mintaka: Palabra árabe que significa “para cinturón”. Otra estrella gigante azul, aunque la más débil en brillo de Las tres Marías alcanzando la 2,5 magnitud. Contiene 20 masas solares y una luminosidad 90.000 veces superior a la del Sol. Situada a una distancia de 915 años luz, es sorprendente que brille con tanta intensidad, no en vano su temperatura superficial es de 31.000ºC.
Mintaka es uno de los sistemas múltiples más complejos que se conocen. La estrella principal, es decir Mintaka, posee una compañera de 6,8 magnitud a una distancia real de más de 2,3 billones de km, o lo que es lo mismo, Œ de año luz. Pero a su vez, esta estrella que en apariencia dista de Mintaka 1Žde arco, es una binaria espectroscópica, es decir, que tiene otra compañera tan pegada a ella que es imposible despegarla con telescopios, pero sí mediante la espectroscopía; lo único que podemos detectar es el espectro de la compañera, pero no la podemos ver. Entre la binaria espectroscópica y Mintaka, existe una débil estrella de magnitud 14 que puede pertenecer al sistema.
Pero además, Mintaka posee una compañera extraordinariamente cercana a ella, por ello es una binaria espectroscópica. Curiosamente la estrella compañera goza de casi las mismas características que Mintaka, igual en masa, temperatura y luminosidad y debe ser del mismo tamaño. Un complejo sistema estelar de 5 estrellas. Casi todas las estrellas son dobles o múltiples, la rareza la tiene nuestro Sol, que es una estrella solitaria. No obstante, muchos investigadores buscan estrellas enanas que puedan estar atrapadas por la gravedad del Sol.
Miguel Gilarte Fernández es director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y presidente de la Asociación Astronómica de España.

No hay comentarios :

Publicar un comentario