miércoles, 29 de enero de 2014

Cuestionan el estudio de Hawking sobre agujeros negros

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -
   Un grupo de expertos ha puesto en duda el nuevo estudio del famoso físico Stephen Hawking, que saltó a los medios la semana pasada, en el que aseguraba que "no hay agujeros negros". Según los científicos, se trata de un trabajo "corto" y que "no tiene detalles", por lo que no entienden con claridad su teoría.
   El estudio de Hawking asegura que no existe el conocido como 'horizonte de sucesos', la frontera invisible a partir de la cuál nada puede escapar de un agujero negro, ni siquiera la luz. A su juicio, existe un horizonte 'aparente' que mantiene temporalmente prisioneras la materia y la energía antes de liberarlas de nuevo, aunque de una forma caótica.
   Al respecto, los expertos destacan que este trabajo está publicado en 'Arxiv.org', un espacio en Internet en donde los investigadores pueden colgar en Internet sus estudios antes de que pasen por la revisión de científicos expertos y pueda ser publicado por una revista científica.
   Además, John Polchinski, del Instituto Kavli, ha apuntado a 'Space.com' que el autor "no precisa bien en este artículo la idea precisa de su conclusión y tampoco la justifica".

PARADOJA DEL MURO DE FUEGO

   Polchinski es uno de los miembros del equipo que, hace dos años, formularon la 'paradoja del muro de fuego', que enfrenta la teoría de la relatividad general contra la teoría cuántica de Einstein en el contexto de un agujero negro. Esta teoría se basa en un experimento de pensamiento acerca de lo que le pasaría a una persona si ésta cae en un agujero negro.
   Si un astronauta cayera en un agujero negro, según la teoría de Einstein, flotaría más allá del horizonte de sucesos sin "ningún drama", es decir, no se daría cuenta de que ha caído. El agujero negro tiraría del astronauta hacia su núcleo denso. En el otro lado de la paradoja radica la mecánica cuántica, que sugiere que no "hay dramas" para el astronauta en el horizonte de sucesos, pero se encontraría con un muro de fuego "justo en el interior del agujero negro que destruiría al desafortunado viajero".
   Junto a estas dos teorías también están los estudios de Hawking en las últimas décadas. En 1974, descubrió que la materia y la energía puede escapar de un agujero negro a través de lo que se conoce como 'radiación de Hawking'. Sin embargo, esta teoría viola una pieza básica de la teoría cuántica: la idea de que la información no puede ser destruida. Así que en 2004, Hawking admitió que estaba equivocado y, desde entonces nadie se ha mostrado muy seguro de cómo podría escapar la información de un agujero porque no es compatible con la relatividad general. Además, la destrucción de la información no es posible dentro de los límites de la teoría cuántica.
   El estudio de Hawking intenta resolver las diferencias de estas teorías mediante la supresión del horizontes de eventos y su sustitución por la idea de los horizontes 'aparentes', una idea que "no aborda la paradoja del muro de fuego en absoluto", según ha apuntado Raphael Bousso, físico teórico en la Universidad de California-Berkeley.
   A su juicio, "no es posible tener ambas cosas, no tener ningún drama en el horizonte aparente y permitir que la información salga --ha añadido  Bousso--. Hawking no discute este argumento, por lo que no está claro qué que quiere decir".
   Don Page, físico de la Universidad de Alberta (Canadá), apoya la opinión de su colega y asegura que "la eliminación de horizontes de eventos por sí misma no resuelve el problema del muro de fuego, que es un problema sutil". "Y un agujero negro de horizonte libre de eventos no es una nueva propuesta", ha indicado.
   Page ha destacado que la idea de que un agujero negro no tenga realmente un horizonte de sucesos se remonta a más de un tercio de siglo, y asegura que no se sorprendería si alguien lo hubiera estudiado incluso "muchos años antes".

No hay comentarios :

Publicar un comentario