martes, 21 de octubre de 2014

Salvados del paso del cometa por Marte

Las naves de la NASA observaron el acercamiento del Siding Spring resguardadas detrás del planeta para no chocar con las peligrosas partículas que libera



Los tres orbitadores de la NASA alrededor de Marte han confirmado su buen estado después del sobrevuelo del cometa C/2013 A1 Siding Spring, que el domingo se acercó a 139.500 km del Planeta rojo, un tercio de la distancia que separa la Luna de la Tierra y un fenómeno que solo ocurre una vez cada millón de años. Las sondas Mars Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) y la recién llegada MAVEN se refugiaron con éxito detrás del planeta para evitar que las peligrosas partículas liberadas por la roca espacial, que viajaba a una velocidad de 56 km por segundo, chocaran contra su estructura.
Protegidas de las partículas, las naves fueron empleadas para estudiar elcometa y sus posibles efectos sobre la atmósfera. La Mars Odyssey, que lleva en Marte desde el año 2001, más tiempo que cualquier otra misión, realizó una maniobra el pasado 5 de agosto para ajustar su órbita de forma que quedara protegida del cometa por el propio Marte durante unos minutos.
«La telemetría recibida de la Odyssey confirma no sólo que la nave se encuentra en buen estado de salud, sino también que realizó las observaciones previstas del Siding Spring dentro de las horas de máxima aproximación», explican desde el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. Los científicos esperan recibir imágenes obtenidas por el instrumento Themis de la nave en los próximos días. Además, la misión emplea un espectrómetro de neutrones para evaluar los posibles efectos del polvo y gas del cometa sobre la atmósfera de Marte.
La MRO, que ha enviado a la Tierra más datos sobre Marte que todas las demás misiones combinadas, también ha observado sin problemas el paso del Siding Spring. Tras el período crítico del flujo de polvo, el orbitador se comunica a 1,5 megabits por segundo con la Red de Espacio Profundo de la NASA. Todos los subsistemas funcionan como se esperaba, según la agencia espacial. Sus instrumentos han seguido al cometa y lo seguirán haciendo en los próximo días.

No va a regresar

El orbitador más reciente de la NASA en Marte, MAVEN, que llegó al planeta el 21 de septiembre, también tomó las precauciones necesarias durante tres horas para evitar la colisión con las partículas de polvo de alta velocidad. El satélite realizó una maniobra el 2 de octubre para posicionarse sin riesgo. Ahora, estudia los efectos del sobrevuelo sobre la atmósfera del planeta rojo.
Los rovers sobre el terreno, el Curiosity y el Opportunity de la NASA, no corrian peligro, ya que la atmósfera de Marte es lo suficientemente densa para protegerlos.
Es la primera vez que el Siding Spring, proveniente de la Nube de Oort, en el exterior del Sistema Solar, tras un viaje de un millón de años, vuela tan cerca del Sol, por lo que las observaciones de las naves pueden dar nuevas pistas sobre los primeros días de nuestro sistema planetario hace más de 4.000 millones de años. Es probable que el cometa sea despedido hacia fuera de nuestro Sistema Solar, por lo que nunca más regresará. El cometa fue descubierto el 3 de enero de 2013 desde el observatorio australiano del que recibe su nombre, en Nueva Gales del Sur.
Fuente: ABC Ciencia



No hay comentarios :

Publicar un comentario